MEM

Precios de combustibles fueron afectados por fiestas de fin de año y vacuna contra Covid-19

El incremento de precios de los combustibles en el mercado nacional es producto de los últimos acontecimientos del mercado internacional, particularmente por las actividades de fin de año y por el anuncio de la comercialización de la vacuna contra la Covid-19, de acuerdo con Mario Pérez, viceministro de Energía y MInas.

El funcionario explicó que “las actividades de fin de año a nivel internacional provocaron mucho movimiento de personas por la vía área y terrestre”, y esto incide en el comportamiento de los precios en mención.

Otra situación que impactó en los precios fue “el anuncio de las empresas farmacéuticas que fabrican la vacuna en contra de la Covid-19, que han anunciado que ya estarán a disponibilidad del mercado”. Esto provocó que algunos países iniciaran programas de vacunación masiva (Estados Unidos, Rusia, Argentina y México, entre otros); por lo tanto, las personas optaron por retomar los viajes y lo que provocó aumento en la demanda.

“Esto ha impactado en los consumos, pues de esa cuenta el 21 de diciembre de 2020 el precio de la gasolina en el mercado internacional estaba en US$1.38 y para el 30 de diciembre pasado se situó en US$1.44, es decir, US$0.06 más”, precisó el funcionario.

Pérez resaltó que “del pasado 30 de diciembre al 5 de enero se tuvo un incremento adicional de US$0.02, eso significa que, en los últimos 15 días, debido a las situaciones anteriormente descritas, los combustibles incrementaron US$0.08”.

Petróleo subió de precio

El viceministro de Minería e Hidrocarburos describió que la materia prima, es decir el petróleo crudo que sirve para procesar y refinar y producir las gasolinas, de igual manera refleja incremento.

“De esa cuenta, el 21 de diciembre el barril de petróleo se cotizaba US$47.74 y para el 30 de diciembre se cotizó en US$48.40, es decir un incremento significativo de más de US$1. Para el 5 de enero se cotizó en US$49.93”, declaró el viceministro.

Pérez indicó: “en esos 15 días la materia prima de los combustibles tuvo un incremento significativo que se acercó a los US$3 por barril, y eso ha impactado los precios”.

Concluyó en que Guatemala es un país eminentemente importador de productos petroleros y, por lo tanto, depende del mercado internacional respecto al comportamiento de los precios.